Mas él herido fué por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz sobre él y por su llaga fuimos nosotros curados. Isaias 53.5
Esther
Únete a nuestra comunidad
Facebook
Twitter