Porque todos le veían, y se turbaron. Mas luego habló con ellos, y les dijo: Alentaos yo soy, no temáis. Marcos 6.50
Webmaster
Únete a nuestra comunidad
Facebook
Twitter